top
logo


Home Romance
Romance de la loba parda
Escuchando y escuchando.....
Estando yo en la mi choza pintando la mi cayada,
las cabrillas altas iban y la luna rebajada;
mal barruntan las ovejas, no paran en la majada.
Vide venir siete lobos por una oscura cañada,
venían echando suertes cuál entrará a la majada;
le tocó a una loba vieja, patituerta, cana y parda,
que tenía los colmillos como punta de navaja.
Dio tres vueltas al redil y no pudo sacar nada;
a la otra vuelta que dio, sacó la borrega blanca,
hija de la oveja churra, nieta de la orejisana,
la que tenían mis amos para el domingo de Pascua.
—¡Aquí, mis siete cachorros, aquí, perra trujillana,
aquí, perro el de los hierros, a correr la loba parda!
Si me cobráis la borrega, cenaréis leche y hogaza;
y si no me la cobráis, cenaréis de mi cayada.
Los perros tras de la loba las uñas se esmigajaban;
siete leguas la corrieron por unas sierras muy agrias.
Al subir un cotarrito la loba ya va cansada.
Tomad, perros, la borrega, sana y buena, como estaba!
No queremos la borrega, de tu boca alobadada,
que queremos tu pelleja pa' el pastor una zamarra;
el rabo para correas, para atacarse las bragas;
de la cabeza un zurrón, para meter las cucharas;
las tripas, para vihuelas para que bailen las damas!
  • (Este romance, aunque con distinta letra y acompañamiento musical, se puede escuchar en un CD editado por Fono Astur con el título "EL SON NEL ROMANCERU TRADICIONAL (II)
¡Hay tantas versiones!
Mi hermana Modesta dice haberlo oido, seguramente a nuestra madre,
con este son:

Versión de Joaquín Díaz

(Música y letra)

Estando yo en la mi choza pintando la mi cayada,
las estrellas altas iban y la luna rebajada;
mal barruntan las ovejas, no paran en la majada.
Vide venir siete lobos por una oscura cañada,
venían echando suertes, a ver a quién le tocaba;
le tocó a una loba vieja, patituerta, cana y parda,
que tenía los colmillos como puntas de navaja.
Dónde vas loba maldita, a dónde vas loba malvada;
Voy por la mejor borrega que tengas en la majada;
Dio tres vueltas al redil y no pudo sacar nada
y a la otra vuelta que dio, sacó una cordera blanca,
-¡Aquí, mis siete cachorros, arriba perra guardiana
que, si me matáis la loba, la cena tenéis doblada,
y, si no me la matáis, cenaréis de me cayada.
Los perros tras de la loba las uñas se esmigajaban;
siete leguas la corrieron por vegas y por montañas.
Al subir un alto cerro, por una sierra muy agria,
le dan unos pechugones, que en vilo la levantaban.
Al saltar un arroyuelo, la loba ya va cansada.
-¡Tomad, perros, la borrega, buena y sana , como estaba!
-¡No queremos la borrega, de tu boca alobadada,
que queremos tu pelleja pa' el pastor una zamarra;
de tu cabeza un zurrón, para guardar las cucharas;
de tus orejas pendientes y de tus patas polainas
las tripas, para vihuelas para que bailen las damas!-

 

Con rabel hay varias versiones: Una de las mas conocidas es la de Juanma Sánchez.

 

bottom

Servando Lana Feito